Notable abandono en el Poblado de Delicias

A: Oficina de Atención a la Población del Consejo de Estado de la República de Cuba (Entréguese copia al Primer Secretario del Partido de la Provincia Las Tunas)

De: Representación de residentes del poblado de Delicias, Municipio Puerto Padre, Provincia Las Tunas.

Nosotros, residentes del poblado de Delicias, amparados en el  artículo 63 de la Constitución de la República de Cuba, nos dirigimos a esta instancia suprema del gobierno de la República con el propósito de reclamar la atención adecuada a nuestro querido Batey Azucarero.

La justa reclamación se fundamenta en el notable abandono que, por décadas, ha sufrido esta importante localidad del norte tunero.

Nuestro pueblo es residencia permanente de más de 11 mil personas, y, aunque no es cabecera municipal, posee la infraestructura de servicios y entidades propia de tal categoría.

Representamos la fuente de ingresos fundamental del municipio Puerto Padre, pues en nuestro predio se localiza una de las más importantes industrias del azúcar del país, única en la historia nacional en producir más de 11 millones de TM de azúcar crudo en poco más de cien zafras realizadas.

Sin embargo, trabajadores y familiares vivimos en un pueblo olvidado, sin la atención adecuada a su infraestructura. Paulatinamente, hemos perdido, por diferentes causas, un sinnúmero de instituciones y servicios, lo que afecta nuestra calidad de vida.

La situación refleja la falta de compromiso de las autoridades municipales con para nuestro porvenir.

Algunas de las afectaciones que justifican nuestro reclamo popular se resumen en los siguientes puntos:

-Más del 90% de nuestras calles se encuentra en pésimas condiciones (la última atención especializada se realizó en 1981 por motivo de la celebración de un 26 de julio en la provincia, cuando se asfaltó algunas y se les agregó aceras). Delicias es, prácticamente, un lugar intransitable.

-Contábamos con una sala de historia (museo) que,  hace años, no ofrece tal servicio, y, después de habérsele dado varios usos, hoy, prácticamente en ruinas, es utilizada, como vivienda, por la hermana de una funcionaria del gobierno municipal.

-La estructura del principal centro de recreación juvenil, llamado “El Cabaret”, presenta serio deterioro, lo que obliga a la juventud a deambular por las calles ocasionando, en altas horas de la noche, molestias a vecinos

-El principal restaurante estatal del pueblo sufrió incendio parcial, sin que la Empresa Municipal de Gastronomía haya elaborado un plan para recuperarlo. Debido a su abandono, pobladores han improvisado viviendas en el lugar.

-A raíz de las  afectaciones por el huracán Ike, en 2008, y, más recientemente, el huracán Irma, las instituciones afectadas –tales como como la popularmente llamada Tienda del Pueblo, la Casa de Cultura, tiendas de víveres e insumos industriales- aún esperan por su total recuperación, e, incluso, algunas tiendas generales desaparecieron –incluida la popular “El Bazar”-.

-Hace años desapareció el sistema de tratamiento al agua potable -que era de nuestro orgullo-, y la red de instalaciones hídricas está colapsada, a la espera de una inversión de capital. El 100% de nuestras familias beben el agua de pozos artesanales, y el agua utilizada para lavar y otros usos del hogar es suministrada directamente de un río, a su vez, contaminado a causa de la industria azucarera y sus derivados.

-El sistema de alcantarillado presenta mal estado técnico, por lo que es común encontrar, en vía pública, fugas u obstrucciones, lo que genera el riesgo de propagación de enfermedades.

-La atención a los damnificados por los eventos meteorológicos no ha sido equitativa. Aun se registra casos pendientes del año 2008, cuando ya se prioriza los casosde2017. La atención a viviendas afectadas presenta un número significativo de casos pendientes, a causa de los trámites burocráticos y de la indolencia de algunos funcionarios inescrupulosos.

-A diferencia del pasado, los niños no cuentan con un lugar de esparcimiento. En el área donde se ubicaba el Parque Infantil, se construyó el necesario Círculo Infantil, pero no se planificó otro parque de diversiones. Se improvisó uno, rústico, en el lugar que ocupaba la Plaza de Actos Públicos (más conocido como Parque de la Emulación), pero también desapareció.

-La Plaza del Mercado, así como el proyecto recreativo del Río “El Chorrillo” quedaron abandonados, en el marco de un proceso de inversión denominado “Batey 2000”, promovido a inicios del milenio.

Resulta penoso acercarse a esos lugares que fueron emblemáticos de nuestra localidad.

Estos son algunos ejemplos que ilustran la falta de voluntad por atender a este histórico Batey, escenario de luchas sindicales obreras por la justicia social desde el “machadato” (régimen del general Gerardo Machado (1925-1929, 1929-1933), lugar de nacimiento de personalidades destacadas en el ámbito social, de proyección lo mismo nacional que internacional, incluidos el premio nacional de literatura Pablo Armando Fernández, el jazzista Emiliano Salvador, y el boxeador Teófilo Stevenson.

Otros ejemplos de deterioro progresivo podrían reflejarse pero por razones de espacio no las ofrecemos.

Proponemos, como opción presupuestaria para detener este deterioro institucional alarmante, el incremento de1% del presupuesto municipal para el desarrollo local, que le confiere la ley al Consejo de la Administración Municipal del Poder Popular, utilizando para ello el superávit que brinda la industria azucarera.

Somos conscientes de las serias dificultades que enfrenta la economía nacional, pero la situación de Delicias va más allá de la razón económica, ya que deriva de la falta de visión de las autoridades locales, quienes excluyen  a la población, conduciéndola al ostracismo e ignorando la existencia de una rica tradición de luchas por el bienestar de los habitantes.

Vemos como, a nivel provincial, se ejecuta decenas de proyectos de servicios  y rehabilitación, en comunidades de menor importancia socioeconómica que la nuestra, lo que se refleja en inversiones de alto costo –como el caso de La Casa Insólita-, mientras lo insólito es que este punto de la geografía cubana debate su existencia entre sus ruinas.

Considerando lo señalado, solicitamos, al Consejo de Estado de la República de Cuba, que actúe según las facultades que le son conferidas por ley, para que cree una comisión de trabajo e instruya a las autoridades de la provincia de Las Tunas que analicen lo aquí expresado.

Por tanto, nosotros, ciudadanos cubanos y residentes en el pueblo de Delicias, ejerciendo el derecho que nos confiere la Carta Magna de la República de Cuba, dejamos constancia escrita de nuestra justa queja, y firmamos.

Gestores del proyecto: Norge Rodríguez Vergés, Rafael Cuza Solórzano, Miguel Cruz Hernández, Leonides Leyva Garcés. Delegción del CID, Delicias.

Por | 2018-01-30T20:41:54+00:00 30 enero, 2018|Categorías: CID, Servicios Públicos, Vivienda|Sin comentarios

Deje su comentario