Si no llueve, matan al cacique

A lo largo de todos estos años los cubanos hemos sufrido un nivel de vida muy por debajo de lo que realmente merece un ser humano que trabaja y devenga un salario justo. Son muchos los problemas que nos agobian y no vemos solución a corto plazo. El deterioro del transporte, la vivienda, la alimentación, la salud, la educación, los bajos salarios, etc. Todos son parte de un cáncer arraigado en este sistema, que hace del cubano un ser infeliz y sin oportunidades. Hay una fábula que dice: “Los indios eligen un cacique. Si llueve mucho, matan al cacique. Si no llueve, matan al cacique. Porque al cacique se elige para que resuelva los problemas, si no los puede resolver, ¿para qué quieren al cacique”?
En el manifiesto “La Historia me Absolverá” Fidel planteaba: “El problema de la tierra, el problema de la industrialización, el problema de la vivienda, el problema del desempleo, el problema de la educación y el problema de la salud del pueblo; he ahí concretados los seis puntos a cuya solución se hubieran encaminado resueltamente nuestros esfuerzos, junto con la conquista de las libertades públicas y la democracia política.”
Según lo postulado por Fidel Castro, el problema de la vivienda era uno de los seis puntos a cuya solución estaba encaminado el Programa del Moncada. La situación de la vivienda en Cuba era parte de los recurrentes males de la República. En 1975, en el Primer Congreso del Partido Comunista de Cuba sentenció que: “La constitución del Poder Popular como Órgano de Gobierno en 1976, tenía como propósito resolver la incompetencia del esquema de gobierno instaurado en el poder desde el 1 de enero de 1959”. Según los puntos: 3) El Desarrollo Económico 4) El Desarrollo Social 5) La Nueva Constitución y 6) La División Político-administrativa eran los elementos necesarios para enrumbar el país por un desarrollo sostenido y de bienestar ciudadano.
Sin embargo, ya con más de 50 años de este gobierno en el poder siguen sin resolver los más elementales problemas de la nación. Para poner un ejemplo quiero señalar el problema de la vivienda que es uno de los tantos que agobian al pueblo cubano. A principios del año 1959 y mediante la Ley de Reforma Urbana se expropiaron las viviendas que se encontraban bajo arrendamiento, para darlas en propiedad a sus ocupantes y se eliminó el concepto de alquiler. Más tarde la falta de un programa sostenido de construcción y mantenimiento de viviendas han conllevado a un drama social de incalculables dimensiones en todo el país.
Lo que sucede, como en todo sistema totalitario, es que los problemas más acuciantes de la sociedad se toman como campañas políticas publicitarias y la situación de la vivienda en Cuba no escapa a tal propósito. Aún está en la mente de muchos cubanos la construcción de viviendas en las granjas del pueblo, el programa de viviendas de Pastorita Núñez, tratando de competir con los mejores barrios de la clase media de aquella época. Sin embargo, todos los planes de construcción de viviendas, como todos los planes de la mal llamada “revolución” han fracasado. 
La política sobre la vivienda en Cuba, como se evidencia en lo expuesto, ha sido un desastre y solo demuestra la fallida política del sistema económico, político y social del longevo gobierno cubano. Las justificaciones, después de más de 50 años, ya no tienen valor alguno para un pueblo sufrido, engañado y traicionado por un solo hombre, Fidel Castro.
Por Yusniel Pupo Carralero, Presidente del Comité de Campesinos Libres del CID y Defensor del Pueblo
Regresar al blog CubaCID 
 Regresar a página central CubaCid.org
Por | 2018-01-08T12:54:25+00:00 15 agosto, 2017|Categorías: Educación, Varios, Vivienda|Etiquetas: , , , |Sin comentarios

Deje su comentario